Si alguno

miércoles, 23 de mayo de 2012

Don Bosco ¿no sabes lo tremenda que es la venganza de Dios?



Extractos Sueño de Don Bosco 1868

El Infierno.

¿Don Bosco, no sabes lo tremenda que es la venganza de Dios?
...Recorrimos un inmenso y profundísimo barranco y nos encontramos nuevamente al pie del camino pendiente que habíamos recorrido y delante de la primera puerta, de pronto el guía volvió hacia atrás, y con el rostro demudado y sombrío me indicó con la mano que me retirara diciendo: mira! Tembloroso alcé los ojos hacia arriba a una gran distancia vi que por aquel camino en declive bajaba uno a toda velocidad, conforme se iba acercando, lo identifiqué ¿quién era? Y finalmente pude reconocer en él, ¡unos de mis jóvenes!, llevaba los cabellos desgreñados, en parte, erizados, en parte echados hacia atrás por el efecto del viento y los brazos tendidos hacia adelante, en actitud   en quien nada para salvarse de un naufragio, quería detenerse, se agarraba de todo lo que podía, tropezaba continuamente con los guijarros tropezante del camino y aquellas piedras servían para darle mayor impulso en la carrera. ¡Corramos, detengámosle!,  gritaba yo , extendiendo mis manos hacia él,
 el guía replica; no déjalo
Don Bosco: Y ¿por qué no puedo detenerlo?
Don Bosco no sabes, lo tremenda que es, la Venganza de Dios, ¿crees que podrás detener a uno que huye de la Ira encendida del Señor?
Don Bosco: Y ¿por qué mira hacia atrás con esa cara de espanto?
Guía: Porque la Ira de Dios, traspasa todas las puertas del Infierno y va a atormentarle aún en medio del fuego.. He aquí las causas de tantas condenas: los malos compañeros, las malas lecturas, las perversas costumbres.
Sobre cada una de las puertas del interior (del infierno) lucía con la luz velada una inscripción amenazante: Los impíos irán al fuego eterno.
Los muros estaban llenos de inscripciones en todos sus perímetros, pedí permiso a mi guía para leerlas y me dijo: haz como quieras.
Entonces miré por todas partes, en un sitio vi escrito: pondré fuego en su carne para que ardan para siempre..
Mas allá decía: eran atormentados día y noche, por los siglos de los siglos..
En otro lugar:aquí todos los males por los siglos de los siglos.
En otro: Aquí no hay ningún orden, sino que impera el horror.
Mas allá: el humo de sus tormentos sube eternamente.
En otro lugar: no hay paz para los impíos
Apareció ante mis ojos, una especie de inmensa caverna que se perdía en las profundidades excavadas en las entrañas de los montes, todo lleno de fuego, pero no como el que vemos en la tierra con sus llamas en movimiento, sino de una forma tal que lo dejaba todo incandescente y blanco a causa de la elevada temperatura, aquel fuego sobrepasaba en calor, millares y millares de veces al fuego de la tierra sin consumir ni reducir a cenizas  nada de lo que tocaba, no puedo describir ésta caverna en toda su espantosa realidad.
Don Bosco: Como mi espanto iba en aumento, le pregunté al guía, ¿pero éstos?, al correr con tanta velocidad ¿no se dan cuenta que vienen a parar aquí?
El guía: Oh, si saben que van a parar al fuego. Han sido avisados, miles de veces, pero voluntariamente siguen corriendo porque no detestan el pecado y no le quieren abandonar, porque desprecian y rechazan la Misericordia de Dios que incesantemente los llama a la penitencia, ( 1 co 16,22 El que no amare a nuestro Señor Jesucristo, sea anatema.)  Por lo tanto, la Justicia Divina provocada por ellos; los empuja, los insta, los persigue y no pueden parar hasta que llegan a éste lugar.
Don Bosco: Oh, que terrible debe ser la desesperación de éstos desgraciados, que no tienen ya esperanza de salir de aquí.
¿Quieres conocer la íntima agitación y el frenesí de sus almas?
Don Bosco: vi que muchos de aquellos desdichados, se propinaban mutuamente tremendos golpes, se causaban terribles heridas y se mordían como perros rabiosos, algunos se arañaban los rostros, se arrancaban la piel de las manos, se arrancaban las carnes enteras, las arrojaban con despecho por el aire….
Ven pues adentro, continuó el guía y observa la bondad y la omnipotencia de Dios que amorosamente pone en juego mil medios para inducir a penitencia a tus jóvenes y salvarlos de la muerte eterna
..El guía  señaló uno de aquellos velos, sobre el cual se veía escrito: 6 Mandamiento y exclamó: la falta contra éste mandamiento, he aquí la causa de la ruina eterna de tantos muchachos….debes predicar en todas partes contra la inmodestia, para conseguir un propósito decidido se necesitará la gracia de Dios, la cual no faltara nunca a tus jóvenes si ellos se la piden, Dios es tan bueno, que manifiesta su poder en compadecer y en perdonar.
...Y seguidamente hablamos sobre las condiciones necesarias, para hacer una buena confesión, el guía respondió varias veces en voz alta: apartar, apartar! Me gritaba..
Don Bosco: Qué quieres decir con eso?
Guía: Que cambien de vida!, que cambien de vida!
Ay del que descuida la oración Don Bosco, el que no reza se condena…
-----------------------------------------------------------------------------------------
Don Bosco: Nosotros sabemos que el Señor no nombró jamás el Infierno, si no, a través de símbolos, porque aunque nos los hubiese descrito tal como es, nada hubiéramos entendido, ningún mortal puede comprender éstas cosas. El Señor las conoce y las puede manifestar a quien quiera... durante muchas noches consecutivas y siempre presa de la turbación, no logré dormir, a causa del espanto que se había apoderado de mi ánimo 

Ap 21,8 Pero los cobardes, los incrédulos, los abominables, los asesinos, los impuros, los hechiceros, los idólatras y todos los embusteros tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.

Ap 14,9-11  Les siguió un tercer ángel, que decía con voz potente: Si alguno adora a la Bestia y a su imagen, y acepta la marca en su frente o en su mano, tendrá que beber también del vino del furor de Dios, que está preparado, puro, en la copa de su Ira. Será atormentado con fuego y azufre, en presencia de los Santos ángeles y del Cordero. La humareda de su tormento se eleva por los siglos de los siglos. No hay reposo, ni de día ni de noche, para los que adoran a la Bestia y a su Imagen, ni para el que acepta la marca de su nombre.

Virgen de Fatima (1917): Cuando rezen el Rosario, digan despues de cada misterio: Oh Jesus mio, perdoname todos mis pecados,librame del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente las mas necesitadas de tu misericordia.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...