Si alguno

jueves, 19 de mayo de 2016

En defensa de la Madre de Dios, pidamos a nuestro Señor recuperar la tilma.



     Los persas lograron apoderarse por 14 años de la reliquia más sagrada que la Iglesia Católica poseía, la preciosísima cruz de nuestro Señor Jesucristo, encontrada anteriormente por la emperatriz Santa Elena, el Salvador dijo: Lc 17,6 que si teníamos fe como un grano de mostaza, habríais dicho a este sicómoro: Arráncate y plántate en el mar y os habría obedecido. Con más razón, en defensa de nuestra Señora, Dios oirá nuestras oraciones. Reliquias han sido trasladadas milagrosamente hasta por los mismos Ángeles en la historia de la Iglesia, esta misma fe tenía el emperador Heraclio, estando ya a vista del ejército enemigo tomó una imagen de nuestro Señor Jesucristo, acordando a sus soldados que iban a pelear por Jesucristo, debían poner su confianza en el poderoso auxilio del Señor Dios de los ejércitos derrotando de esta manera en la batalla a los Persas, superiores en número Exaltación de la Santa Cruz.  La fe y el amor a Dios encendió sus corazones después que los Persas le propusieron a los Cristianos para la paz, que ellos adoraran a su dios el Sol y negaran a Jesucristo. Ahora ante tan impía y sacrílega apropiación de la tilma de nuestra Señora de Guadalupe por la secta del vaticano II y la Bestia





   ante tan gran sacrilegio y siguiendo el ejemplo de los santos, pidamos al Dios de los ejércitos humildemente en nuestras oraciones, que la Inmaculada Esposa de Cristo recupere la tilma de nuestra Señora de Guadalupe, no te preocupes ¿Cómo sucederá? o cómo ocurrirá el milagro, con fe y humildad, solo te pido que cuando reces incluyas esta petición. El robo de la Santa Cruz indignó a los Cristianos hasta el punto que estaban dispuestos a derramar la última gota de su sangre, con más razón, las blasfemias a Dios Espíritu Santo usando a la Madre de Dios para cometer este sacrílego acto por 47 años debe no solo indignar a los Cristianos, sino convertir y encender sus corazones en tal celo hasta tal punto que confundan a todos los demonios del infierno, que creerán estar viendo a Jesús crucificado en todas partes, llenándolos de confusión, porque los cristianos han recibido la gracia de amar la cruz ante que cualquier cosa, despreciar las cosas del mundo para crecer en caridad, y con ese ardor defender el nombre de nuestra Señora para que Dios crucificado viva en nosotros, para que así la Virgen reine en nuestras almas, templo de Dios Espíritu Santo.


   Cuando desees, acuérdate de pedir a Dios con fe por esta intención en defensa de la Madre de Dios, que lo que ha ocurrido todos estos años no sólo te cause indignación, que nazca en ti otro pretexto para amar más a la Madre de Dios y a la Inmaculada Esposa de Jesucristo; La Santa Iglesia Católica, apostólica y romana.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...