Si alguno

domingo, 29 de enero de 2017

Los pecadores son inexcusables.

     Yo me convertí en Febrero del año 2012 a mis 26 años de edad, no recuerdo la fecha exacta, debido a que en ese momento no sabía la importancia de ello, yo fui una Bestia en sentido figurado por mis pecados mortales y mi apostasía ya que fui un anticristo, recuerde que el Anticristo (Juan Pablo II) gobernó en Roma durante 26 años. En esa fecha después de leer vaticanocatolico.com me convertí a la fe católica tradicional, estos cumplimientos ocurren porque yo soy parte de la venganza de Dios. Dios agarró a un anticristo para convertirlo en otro cristo en sentido figurado (como deben ser todos los santos y predestinados) Galatas 2,20 Y no vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mí; la vida que vivo presente en la carne, la vivo en la fe del Hijo de Dios que me amó y se entregó a sí mismo por mí. Tómese como ejemplo el Monasterio de la sagrada familia, Dios sabía de antemano que el diablo iba a reclamar ser Benedictino (Antipapa Benedicto XVI) por ello suscitó en venganza éste monasterio. Los hermanos Dimonds como cualquier cristiano son débiles y tienen sus defectos pero esto no significa que no estén predestinados a ser el cumplimiento de la venganza de Dios, en su material encontrará la fe católica tradicional. En mi caso estoy predestinado a ser santo significa que los pecadores son inexcusables. Desgraciados aquellos que practiquen la impenitencia final porque me tendrán a mi como testimonio de parte de nuestro Señor Jesucristo, atestiguando que son unos mentirosos en su Tribunal.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...